“Iraq ha sido tomado como tierra quemada”

“Iraq ha sido tomado como tierra quemada”

Muhsin al-Ramli
Escritor iraquí exiliado en España.Fundó Alwah en 1997, la única revista cultural árabe de España. Además, es profesor universitario en Madrid y, como hispanista, ha trabajado las influencias islámicas en el Quijote
Muhsin al-Ramli, iraquí exiliado en España desde 1995, es uno de los más importantes escritores de su generación y un importante puente de comunicación entre los dos países. Gracias a su faceta de traductor, los lectores árabes han podido acceder al Siglo de Oro español o a la poesía colombiana.

En 1997 fundó Alwah, la única revista cultural árabe de España. Además, es profesor universitario en Madrid y, como hispanista, ha trabajado las influencias islámicas en el Quijote. Charlamos distendidamente con él previamente a la conferencia, organizada por Casa Árabe, en la que va a aportar su visión acerca de la situación en Iraq tras la salida de las tropas estadounidenses. Quizá sea un defecto profesional, pero Mushin al-Ramli profesa una importante fe hacia la labor reparadora que la cultura puede obrar, a largo plazo, en una sociedad tan maltrecha como la iraquí. Sin embargo, cierto pesimismo e indignación se imponen: tras haber sufrido la represión de la dictadura de Saddam Hussein, incluyendo la muerte de su hermano a manos del régimen, Mushin, como tantos otros, no puede reconocerse tampoco en el nuevo Iraq, desfigurado y dividido por los largos años de ocupación.

Humans Right Watch acaba de publicar su Informe del año 2011, y en él se afirma que Iraq se dirige hacia el autoritarismo. ¿Está de acuerdo?

Lamentablemente es verdad, es algo que está ocurriendo. No solo este informe tiene mucha razón, sino que prácticamente cualquier informe negativo sobre Iraq es verdad y no es toda la verdad. Se puede resumir con un ejemplo: Iraq es la segunda reserva de petróleo del mundo y el segundo peor país en corrupción, con tan sólo Somalia por delante. Este informe, sí, tiene mucho de realidad.

Iraq corre mucho peligro en su futuro.

¿Por qué Nouri al-Maliki ha provocado una crisis de gobierno tan grave, emitiendo una orden de arresto contra su propio vicepresidente tan sólo un día después de la salida de las tropas de Estados Unidos?

Nosotros los iraquíes sabemos que Iraq no está dirigido por manos iraquíes: se dirige por manos extranjeras, de todos los vecinos. Parece que Iraq haya sido tomado como tierra quemada, un lugar donde realizar experimentos o ajustes de cuentas. En esta situación, quien puede, hace daño a su enemigo. A los iraquíes no nos ha extrañado esto, ni lo que puede venir. Iraq corre mucho peligro en su futuro.

¿Existe un peligro de guerra civil?

Existe. Lamentablemente, existe este peligro porque Iraq depende del entorno, de las fuerzas exteriores, no de sí mismo. No hay ningún partido iraquí que no tenga relaciones con el exterior, sea apoyo financiero, mediático u órdenes directas. Un partido que saliera desde dentro de Iraq, puro y limpio, no puede convivir con los que están manejados por el exterior.

¿Ni siquiera los partidos que intentan presentan unas credenciales más nacionalistas, como el partido Iraqiyya de Iyad Allawi?

No convencen, por eso sus votantes han sido principalmente sunníes.

¿Estamos ante un conflicto cuyo principal eje es la lucha entre sunníes y chiíes?

Tememos que ahora se empiece a jugar la carta islamista

Este conflicto es muy difícil de resumir. Irak es un punto clave en la zona y en el mundo, no es sólo cuestion de sunníes y chiies, aunque es una parte. Después de la división entre comunismo y capitalismo, ahora en la zona la fuerza divisora es el islamismo. Nosotros, los pueblos, hemos sufrido 50 años, desde Nasser, en los que se ha jugado la carta nacionalista árabe. Tememos que ahora se empiece a jugar la carta islamista para otros 50 años, y con esto me refiero a las potencias dominantes. Esto es más peligroso, porque es fácil encender algo con la religión: se inventan polémicas en torno al velo, a la barba, el alcohol, y se pueden encender grandes conflictos. Los pueblos, los intelectuales, tememos que se utilice la carta de la guerra entre sunnismo-chiismo, y dentro de los sunies  entre salafismo, moderados, etcétera… y jueguen con nosotros para los 50 años que vienen.

¿A quien le interesa confesionalizar el conflicto?

La religión ha sido utilizada a lo largo de la historia para la economía y para el poder. Por tanto, quien tenga interés en el poder o en el dinero, intenta usar la religión.

¿Deberían haber permanecido más tiempo las tropas de Estados Unidos, como defiende el presidente kurdo Barzani?

Deberían no haber entrado. Su salida ha sido peor, todavía: se ha salido como ha dado la gana. Han cometido un crimen, y la última frase que ha dicho Obama ha sido: la guerra de irak la juzgará la historia. Esto es un disparate muy grande: ¿cómo que la guerra la juzga la historia? En Iraq hay millares de huérfanos, de viudas, de víctimas, millones de dinero perdido… si la víctima está, los responsables de este error están, y las pruebas están ¿por qué no se juzga ahora?

Un helicóptero estadounidense sobrevuela Bagdad (U.S. Air Force / Tech. Sgt. Rick Sforza)

Un helicóptero estadounidense sobrevuela Bagdad (U.S. Air Force / Tech. Sgt. Rick Sforza)

¿Quién debería juzgarlo?

El iraquí ahora no sabe lo que va a pasar mañana

¿Querían juzgar a Gaddafi, a al-Assad o al hijo de Gaddafi, decían que es posible juzgarlos, y no se juzgan crímenes más grandes? Por eso yo creo que occidente tiene que dejar la doble moral y la hipocresía. Europa tiene que volver a ser lo que era antes, zona de luz , de civilización, de modernidad, de derechos. Se habla de derechos humanos en una zona, y en la otra se habla de otra cosa. Democracia en un sitio, y en otro no. A largo plazo, lo pagan tanto sus pueblos como el nuestro, lo pagamos en que tenemos malas relaciones.

Pues bien, yo creo que Estados Unidos y los 31 países de la alianza que  ha entrado en Iraq deberían hacen una “alianza de responsabilidad” para salvar lo que se pueda y arreglar lo que se pueda. Primero: serán vigilantes y testigos de las fronteras. Segundo: hay que reescribir la constitución de manera digna, con todas las partes. Tercero: hay que reconstruir la infraestructura. La alianza invasora es responsable de hacer otra alianza y no dejarnos a nuestra suerte y a nuestro destino, que no depende de nosotros sino de lo que pase en la región.

Habida cuenta la fuerte independencia kurda, ¿es posible que el futuro sea una separación en diferentes estados, federados o independientes?

Todo es posible en Iraq. El iraquí ahora no sabe lo que va a pasar mañana. Todo depende de lo que pase en la región: separación, no separación, guerra civil, o no, que Iraq pueda levantarse de nuevo… depende de lo que pase en la zona. Todo es posible.

Los recientes cambios, la ‘primavera árabe’, ¿cómo podrían influir en Iraq?

Nosotros los iraquies creemos la influencia de derrocar una dictadura feroz en Iraq ha sido parte del movimiento árabe: los pueblos se dan cuenta de que los dictadores se pueden derrocar de una manera u otra. Ahora si, como he dicho antes, todo está relacionado con la región y depende de lo que pase en Siria, en Irán, en los países del Golfo. Entonces, las revueltas árabes pueden influir mucho. Pero nuestro problema es que todo el mundo nos utiliza pero nadie nos quiere, nadie nos acepta en su entorno. En el entorno árabe no nos aceptan porque tenemos varias etnias: kurdos, turcomanos…. En el entorno islamico, tenemos muchas confesiones: cristianos, yazidíes, sunníes, shiies… Y por otro lado, ni somos occidentales, ni estamos en el tercer mundo, ni en el primer mundo.

¿Se puede hablar de ‘libanización’ de Iraq?

A nivel político, sí. Esta receta se ha utilizado para repartir el poder: un puesto para los de un lado, otro para los otros. Pero esto es lo que está dañando al tejido social y cultural en Irak. Irak siempre ha sido una mezcla de culturas, religiones, etcétera. Esta fórmula confesional es una receta que no es original, que daña a todos y no nos lleva a ningún lado.

Si Saddam Hussein hubiera llegado a 2011, ¿hubiera caído en una ‘primavera iraquí’?

Saddam hubiera caído antes: sufría al menos tres intentos de golpe de estado al año

Saddam hubiera caído antes. Yo estaba en la oposición iraquí, mi nombre estaba prohibido en la prensa y salí de Iraq en 1993. Mi hermano, que era escritor y lo llamaban el Lorca iraquí, participó en el año 90 en un golpe de Estado por el que fue condenado a muerte. Desde el 88 hasta la entrada de los americanos, Saddam sufría al menos tres intentos de golpe de estado al año: militares, políticos o del pueblo. Si lo dejan, se cae solo. Ahora bien, con la guerra del Golfo de 1991 se respetaron todas los mandatos de la ONU excepto el de instaurar la democracia. Si le hubieran obligado, derrotado, lo habría tenido que hacer.  ¿Pero qué pasó? La cuestión es que en la época de Saddam solo teníamos un enemigo, que es la dictadura: sabemos como evitarlo, sabemos cómo jugar con el, sabemos su dirección, cómo piensa, todo. Ahora tenemos miles de enemigos, ahora ya no sabes quién puede matarte antes: ¿el religioso, el politico?. La gente tiene más miedo ahora que en la época de Saddam. Entonces, si no decías nada, no insultabas al gobierno, ya está: puedes vivir. No estoy elogiandolo, pero la diferencia es que ahora hay miles de enemigos, y sin rostro.

¿Cómo podría afectar a Irak la tensión creciente entre Estados Unidos y la Unión Europea por un lado, e Irán por el otro?

Iraq va a pagar cualquier conflicto, e Irán necesita un conflicto exterior para huir adelante de sus propios problemas internos. Su regimen ya es antiguo y para salvarlo, los iraníes, que son muy nacionalistas, tienen experiencia en usar el peligro exterior para unir al país. Pero no quieren que sea en su tierra, sino que sea en tierra de los demás. Eso es lo que nos da miedo. Yo creo que el mundo está a un paso de grandes cambios, no sabemos a dónde llevan pero el mismo juego no puede seguir. Alguna veces los iraquíes deseamos por dentro (y esto es malo, y lo sé porque hablo con mi gente de allí) que le pase algo a Irán. El año pasado, con las revueltas árabes, Iraq ha vivido sorprendentemente cierta estabilidad, y eso es porque los jugadores han tenido sus propios problemas.

Una niña en un campo para desplazados de Suleimaniya (UN Photo/Pernaca Sudhakaran)

Una niña en un campo para desplazados de Suleimaniya (UN Photo/Pernaca Sudhakaran)

Los dos países más fragmentados, Líbano e Iraq, son los dos en los que menos protestas han habido.

Las ha habido, pero las han machacado: de hecho a mi amigo Hadi el Mahdi lo han matado. Era periodista, y era quien llevaba las protestas: lo han matado porque ahora es gratis y fácil matar en Iraq.

Es un discurso vergonzoso, el de la retirada: “Iraq es un país estable, demcoratico y soberano”. Es una mentira más grande que la mentira de la entrada. ¿Como va a ser estable y soberano y democrático? ¡Si el vicepresidente y los mismos políticos se quejan de la democracia que les han dejado, imagínate los ciudadanos! Hasta hoy nos preguntamos por qué han entrado, que querían y por qué han salido. Dicen que por los intereses, pero incluso los intereses y las ganancias se pueden conseguir de otra forma.

Últimamente hemos visto a una Liga Árabe más activa. ¿Podría ser la Liga el actor que se ocupase de levantar Iraq?

No. La postura diplomática de Iraq es la postura de Irán. Hace uno o dos años, el propio Maliki quería denunciar a Siria en la ONU por no entregar a los dirigentes del Baaz exiliados y por la filtración desde sus fronteras de terroristas, y de repente con las revueltas árabes ha cambiado radicalmente para apoyar a Siria. Esa no es la postura de Iraq ni de los iraquies, es la postura de Irán.

Como iraquí exiliado, ¿qué es lo que se puede hacer desde aquí?

Estamos dolidos de estar cayendo en el olvido mientras nuestras heridas siguen abiertas. Estamos derramando sangre igual que antes. Nos duele que en las noticias sólo salimos si tenemos cien víctimas. Cualquier persona, organización o Estado puede hacer algo por Iraq, aunque sea recordarlo. La gente necesita esto, está desesperada. Iraq no es Somalia, Iraq influye en toda la cultura árabe y en toda la zona. Eso es lo que pido, que no nos olviden: aunque sea un consejo, un poema, una canción. Todavía se puede salvar algo, con buenas intenciones y algo de humanidad.

¿Continúa haciendo oposición?

 Nos duele que en las noticias sólo salimos ya si tenemos cien víctimas

Si, pero me dedico a lo cultural, no a la política. Desde el principio he llamado a los intelectuales iraquíes de todo el mundo a que se aprovechen de las experiencias de los países donde viven. He escrito mucho sobre la experiencia de la transición en España, para que se utilice en Iraq. Después de la caída de Franco no hubo un ajuste de cuentas entre los intelectuales españoles: Cela era la censura de sus compañeros, pero éstos han dejado a Cela seguir escribiendo y ha traído un Nobel para España, mientras que entre nosotros ha sido mayor la división después de la caída de Saddam. Los que estamos en el exilio seguimos en el exilio, los que estran dentro siguen dentro. Sigo escribiendo en el campo cultural porque creo que es lo mas interesante para Iraq, porque aunque es lento, y su fruto muy lejano, la cultura siempre ha funcionado y sigue funcionando en iraq a pesar de todo. Y ahí está la identidad de Iraq, no en los políticos.

¿Entonces, es en la cultura donde se intenta forjar una identidad común a los iraquíes?

Exactamente. De hecho, hemos hecho un festival de teatro un mes despues de la entrada de los americanos. De hecho, los políticos no quieren a los intelectuales. Han muerto más de quinientas personas entre profesores, escritores, periodiostas. Y los que estan en el exilio pocos han vuelto. Yo fui a Iraq, pero recibí amenazas de varios grupos y no me podía quedar allí.

He recibido amenazas de grupos religiosos diciendo “eres laico, eres occidental”. Entonces, no podía hacer nada. Pero el nivel cultural existe: tenemos poesia, escritores… pero a pesar de ello, los escritores de Iraq y del exilio pagan por publicar, porque es mentira que Iraq sea libre: hay censura, no hay distribución, cada partido controla lo suyo y la educación esta muy dañada. Los escritores iraquíes pagan para publicar fuera y luego meterlo dentro de Iraq y hacer copias. Seguimos luchando lo que podemos. Ahora, tenemos casi un 40% de analfabetos. El ministro de educación de Iraq ha llamado a los profesores ‘burros’. En las nuevas asignaturas, cada partido pone su punto de vista sobre la historia: una vision shií, otra sunni, otra kurda, en el mismo libro. Eso es muy peligroso,