fsa

“Nadie ha apostado por poner fin al conflicto”

Antonio Pampliega
Periodista español, desde enero de 2008 se ha dedicado a cubrir conflictos como los de Iraq o Siria. Ha denunciado en repetidas ocasiones la precariedad del actual reporterismo de guerra. Actualmente está realizando crowfunding para editar el libro "Siria, más allá de Bab al Salam" (consultar al final de la entrevista)
Las manifestaciones pacíficas desembocaron en una revolución que buscaba derrocar el régimen de Bashar al-Assad, una revolución que fue arrinconada hacia la guerra civil. El conflicto se ha convertido en una guerra asimétrica, con tintes de masacre, y donde la población civil está a merced del siguiente movimiento en el tablero internacional. Latitud194 entrevista a Antonio Pampliega, periodista freelance que ha cubierto la revolución desde su estallido hace nueve meses. El encuentro se produjo en Madrid, mientras Antonio Pampliega prepara nuevos proyectos para informar desde Siria.

- ¿Qué está pasando en Siria?

Hace tiempo que dejó de ser una guerra civil y se convirtió en una masacre. En Alepo, te puedo decir que hay distintas zonas donde están los rebeldes atrincherados en lo que se conoce como el front-line: no bombardean esas zonas, sino que bombardena la retaguardia donde están los civiles. Son los que ahora mismo están sufriendo las consecuencias de esta guerra. ¿Qué está pasando? Pues que están masacrando al pueblo, es una especie de limpieza étnica entre alauitas y chiitas (Assad) contra sunnitas que son el 90 % de la población siria. Ahora mismo Assad les está castigando por unirse a la revolución, ya lo hizo el padre en 1982 en Hama y en Homs, y ahora el hijo está haciendo lo mismo. Y nadie va a intervenir militarmente porque no interesa.

“No es una guerra civil porque no hay una lucha entre dos ejércitos”

-  ¿Qué ha llevado a la situación actual?

Se le ha escapado de las manos. Esta gente empezó a salir a la calle de manera pacífica en manifestaciones los viernes después de los rezos y en vez de dar un poco más de libertad o derechos, como el caso de Marruecos, este tipo lo reprimió y empezo a disparar a las manifestaciones. Entonces cuando el que tiene que disparar es familiar de alguno de los que ha matado, deja de luchar y se une a lo que se conoce como el Ejército Libre Sirio. El ejército del pueblo, como dicen ellos. Son desertores que cogieron su arma y se tiraron al monte a defender las manifestaciones. Así empezó el ELS, defendiendo las manifestaciones porque el ejército sí disparaba.

Antonio Pampliega, en un momento de la entrevista (Latitud194)

Antonio Pampliega, en un momento de la entrevista (Latitud194)

- ¿En qué punto deja de ser una guerra civil?

Es una guerra civil cuando hay dos bandos enfrentados, hay dos ejércitos que están luchando. Pero si tu vas al hospital de Dar al Shifa, te encuentras que por cada soldado muerto hay 20 civiles. Si es una guerra tendría que haber enfrentamientos entre los dos bandos. Aquí no, los frentes son estáticos y no se mueven. No hay avance de tropas, no hay enfrentamientos, no hay combates cuerpo a cuerpo. Porque el ejercito de Siria esta formado por sunitas y Assad tiene miedo mandar a las tropas a hacer un asalto porque muchos de ellos se van a unir a los rebeldes. Y ahí es donde va a perder fuerza. Entonces, ¿qué hace? Castigar a los civiles bombardeando, tirando a panaderias, hospitales, mercados. No es una guerra civil porque no hay una lucha entre dos ejércitos. Está por un lado el ejército sirio, por otro una banda de rebeldes que tienen unos cuantos Kalashnikovs y algún RPG y en el medio están los civiles. Es a quién está masacrando.

- ¿Desde qué posiciones ha visto usted lo que está pasando? ¿Por qué?

“Solo tenemos la posibilidad de ir con los rebeldes o con los activistas”

Siempre desde la zona rebelde porque no podemos ir con el ejército sirio. Me encantaría ir con ellos pero no nos dan visado. ¿Por qué? Eso habría que preguntarselo a ellos. Si realmente, como dicen, hay terroristas, tendrían que dar permiso a la prensa para poder verlo y demostrar que eso es así. Assad solo da permisos para Damasco y de ahí no te puedes mover. La gente que está contando la guerra desde Damasco va siempre con una persona del régimen que habla el idioma en que trabaja el periodista para saber lo que estás escribiendo. Solo tenemos la posibilidad de ir con los rebeldes o con los activistas, que están en el mismo bando. ¿Vemos toda la guerra? Por desgracia no y me encantaría ver lo que ocurre en el otro lado. Estoy convencido de que los rebeldes hacen las mismas barbaridades que hace el régimen y si tuvieran armas, harían más. Durante los viajes que he hecho he podido ver Aleppo, Homs, Jabal al Zawiya, y el último viaje estuve en Lataquia que es el bastión alauí que tiene Bashar al-Assad. Se supone que cuando caiga Damasco este hombre irá allí a refugiarse porque es donde está todos los alauitas, chiitas y cristianos. Lo que está haciendo ahora es limpiar la zona de sunitas para que todos se queden alli se protejan entre las montañas y nadie pueda con ellos. Es lo que hizo Gadafi en Sirte, intentar convertirlo en su bastión, pero lo que pasa que al final acabo perdiendo.

- ¿Quienes son los rebeldes o ELS? ¿Podrían asumir el poder en un futurible derrocamiento de Asad?

Principalmente son soldados que desertaron del ejército sirio. El 99 % son sunnitas, pero últimamente están entrando facciones de muyahidínes y salafistas que vienen de otros paises a su guerra santay a luchar contra Bashar al-Assad. Hay vinculaciones con Al Qaeda, por supuesto, también hay gente que viene de Libia y hay incluso, afganos e iraqies que vienen a defender a sus hermanos. Si preguntas a los sirios por qué viene gente de fuera, te responden preguntando si la OTAN o la ONU les están ayudando. El problema es que esa gente que viene de fuera son los que se están cargando la revolución. Porque van buscando otra cosa que no solo es la caida de Assad. Y son los que van a hacer que la revolución siria deje de ser lo que era, que era una lucha onírica de su pueblo contra un dictador. Y se convierta posiblemente en una guerra sectaria o en un nuevo Iraq.

- ¿Podrían asumir el poder en un futurible derrocamiento del régimen?

“Estoy convencido de que los rebeldes hacen las mismas barbaridades que hace el régimen”

El problema en Siria es que no hay una cabeza visible. No hay nadie que englobe a todos los Consejos Nacionales Sirios, a todos los amigos del pueblo sirio. Y dentro de Siria dicen de los que están fuera, en Turquía en hoteles de cinco estrellas, que no les representan. Pero dentro de Siria no hay ninguna fuerza que englobe a todos. Ellos mismos no reconocen a nadie como cabeza visible. Ahí está el problema. Si cae Bashar al-Assad, ¿quién va a ser la cabeza visible? ¿Los Hermanos Musulmanes? Que son quienes se levantaron contra el padre en 1982 en Hama. A Estados Unidos, y por supuesto a Israel, no le interesa que esa gente tome el poder.

-Ha habido informaciónes de que Estados Unidos, y ciertas potencias occidentales, están financiando a los rebeldes. En el retrato que acabas de hacer no aparece reflejado. ¿Cuál es tu impresión?

Yo te puedo decir que esta gente si tuviera las armas que tenían en Libia, la guerra hacía meses que se habría terminado. ¿Tienen armas? Por supuesto que tienen armas. ¿Quién se las pasa? Pues seguramente qataries y saudíes. No tienen el potencial armamentístico que tenían, por ejemplo, los rebeldes libios. Me contaba Manu Brabo que en Libia tenían tantas balas que disparaban a cualquier cosa, el suelo estaba tapizado de casquillos. En Siria no es así, economizan las balas. Si no las pueden usar utilizan otra técnica que es quemar edificios. Aquí no se ve ese derroche porque no están entrando armas, están contadas y las balas también. Al principio solo contaban con las armas que ellos portaban cuando desertaban. Nadie les está dando armas. Allí yo no he visto misiles Stinger, lo que no quiere decir que no los haya. Allí no han llegado camiones cargados de armamento, porque además les están destrozando. Esta gente aguanta porque son muy buenos. Me imagino que Bashar al-Assad se está arrepintiendo de haber formado militarmente durante dos años a todos los varones sirios.

“Esta gente aguanta porque son muy buenos. Me imagino que Bashar al-Assad se está arrepintiendo de haber formado militarmente durante dos años a todos los varones sirios”

- ¿Por qué la oposición ha sido incapaz de ofrecer un frente unido? ¿Cuáles son las líneas de división?

Entre ellos no se ponen de acuerdo y todo el mundo quiere el poder. Pero como en cualquier conflicto. Cuando está a punto de caer el dictador, empiezan a salir aguilillas que ven la posibilidad de hacerse con un cacho de pastel. Esta gente está en Turquia en hoteles de cinco estrellas mientras el pueblo está siendo masacrado dentro. Son los propios rebeldes quienes dicen que como intenten acercarse al poder, les pegaran un tiro.

- ¿Cuál está siendo el rol de la diáspora Siria?

La verdad que no lo se, porque no me interesa esa gente. Un tipo que no sabe como está su país y que yo he estado más veces que él dentro. No me interesa lo que tenga que decirme. Supongo que estará buscando contactos, alianzas con Estados Unidos o Israel, para intentar poner una cabeza visible que sea aceptada por todas las partes implicadas. Yo creo que ese es el objetivo de todos los países occidentales. El día que haya una persona que englobe todo esto, a lo mejor ese día, sí que se mojan y dan dinero para armas o directamente lo apoyan. Pero ahora mismo no puede empezar a repartir armas porque no saben a quién le van a caer. Porque esta gente, el día después de caer Bashar al-Assad, su próximo objetivo es Israel. Y sobre todo si hablamos de salafistas o muyahidínes. Ahora mismo Siria es el guardaespaldas de Israel. Si miramos el mapa es sencillo entenderlo. Iraq, Iran, Egipto… Como caiga Siria, al día siguiente se monta un lio gordo. Por eso no se moja nadie.

- ¿Está habiendo una guerra simultánea y subterránea que escapa a las declaraciones oficiales?

De subterránea nada, todos los días llegan barcos de Rusia y de China a los puertos de Lataquia.

-Subterránea desde nuestro punto de vista, porque no estamos teniendo acceso a esa información.

Esto no se está viendo, porque para ver como atracan los barcos tienes que estar en el lado del régimen. Y no te van a dejar. Si tu ves todos los jugetes que tiene el Ejército Sirio es todo “Made in Russia” o “Made in China”. Les sigue llegando munición y armas por Tartus por barcos rusos. Los francotiradores dicen que son persas, iraníes. Yo solo he escuchado a uno hablar y te puedo decir que hablaba farsí, el idioma persa. ¿Qué hay muchos? No lo se, seguramente. Yo no los he visto todos.

- ¿Por qué no ha habido una intervención exterior como sí ocurrió en otros conflictos fruto de la llamada “Primavera Árabe”?

Principalmente, está al lado de Israel. Si tu mandas ahí a la OTAN o a los cascos azules, Iran tiene un motivo perfecto para atacar Israel. El problema es Israel. Si Siria estuviese en el mismo sitio que Libia, a lo mejor habría habido intervención. No quieren buscar un motivo para que Hizbula o Irán ataque Israel. Esto va más allá de lo que pensamos, es un juego de estrategia.

- ¿Hay alguien que haya apostado por poner fin al conflicto?

Nadie ha apostado por poner fin al conflicto. Yo creo que Estados Unidos y Rusia están haciendo sus negocios con Bashar al-Assad, porque Israel ha encontrado gas natural, mucho gas natural, en su territorio y los gaseoductos tienen que pasar por la fuerza por Siria. Entonces cuando terminen de hacer sus negocios, veremos donde termina Bashar al-Assad, si en Venezuela o con un tiro en la nuca porque se lo ha cargado uno de los suyos. Pero primero Estados Unidos y Rusia harán sus negocios, luego se asegurarán de que Israel este a resguardo y luego, seguramente, acabe el conflicto.

“Nadie ha apostado por poner fin al conflicto”

- ¿La solución al conflicto pasa por meras variables geoestratégicas?

Como en toda guerra. ¿Realmente pensamos que los americanos han ido a Afganistan a ayudar a las mujeres? Han ido para colocar unas bases cerca de Irán. ¿A Iraq fue a dar democracia a los iraquíes? Fue, uno, a por petróleo y, dos, a cercar a Irán. Por supuesto, toda guerra es geoestragégica y tiene algun motivo.

- Recientemente el conflicto parece haber tomado una dimensión internacional (en la cara oficial del conflicto), ¿qué han significado los ataques a Turquía?

Yo creo que fue un error, calcularon mal. Lo que menos le interesa es dar motivos a alguien para que se meta en su territorio. Puedes llegar a pensar que es que no ha sido el Ejército sirio, que han sido los rebeldes que han tirado para intentar involucrar a alguien mas. Puedes llegar a pensar eso. Porque este tipo, ¿qué interés tiene en bombardear Turquía? No le interesa porque le estás dando motivos a la OTAN para involucrarse en el conflicto. A Turquía le intersa mucho entrar, porque quiere entrar en la UE y si tiene que ser el perro de presa de Bashar al-Assad y de la OTAN para entrar en la UE, lo va a hacer. Y tiene muchas ganas. Pero todavía no tiene el respaldo de la OTAN.

- Este reclamo de ayuda por parte de los rebeldes, imagino que te lo habrán comentado de primera mano los propios rebeldes. ¿Qué esperan de occidente?

Ya nada. Ellos estaban esperanzados cuando la ONU mandó a los cascos azules. Pensaban que iban a hacer algo, pero cuando vieron que solo se paseaban por la ciudad, se bajaban de los coches y preguntaban, pero no hacían nada. Ahora es cuando los rebeldes dicen, ahora nos decís que está aquí Al Qaeda y los terroristas… Porque si vosotros no nos ayudáis, vendrán de fuera a hacero. Y todo el mundo que venga a empuñar un arma y a luchar contra Bashar al-Assad, será bienvenido. Sea islamista, de Al Qaeda, o muyahidín, les da igual, ellos no preguntan.

-Y la otra parte de ayuda, la gente que está llegando de fuera, a luchar con los rebeldes ¿son bien recibidos por el pueblo sirio?

“Cuando llegan tipos de Libia llenos de munición…¿Dónde quereis dormir? ¿Dónde quereis luchar?”

Sí, ahora mismo no se preguntan. Cuando llegan tipos de Libia llenos de munición…¿Dónde quereis dormir? ¿Dónde quereis luchar? Porque les interesa. Por ejemplo si vienen de Qatar, no solo vienen de Qatar, es que vienen con la pasta de Qatar. Ahora lo que intersa es comprar balas. Una bala antes de la guerra, me decían que costaba diez céntimos de euro. Ahora está a dos euros y medio por bala. Llega un momento que no tienes dinero, y si llegan los saudíes con un maletín lleno de dinero… pues a comprar balas. También dicen que el Consejo Nacional de Transición, dicen, que también meten dinero para comprar armas. Pero no lo se.

-A día de hoy, ¿quién está perdiendo menos la guerra?

El régimen. No puedes luchar contra un tanque con un Kalashnikov. Y los rebeldes no tienen tanques.

-¿Una de las soluciones no pasa por una posible rendición de los rebeldes?

Entonces les pasaran a todos a cuchillo. Ya no hay vuelta atrás. O luchas o mueres. También puedes irte, pero eso es para siempre y no vuelves a entrar. Hay mucha gente que quiere seguir luchando con la esperanza de intentarlo. Pero supongo que llegará un momento que si nadie les apoya y sigue muriendo gente y siguen sin recibir munición, pues que se acabará la guerra. Luego estará al voluntad de Bashar al Assad y de los shabiha para saber cómo vengarán esta situación.

-¿Los atentados que está habiendo forman parte de esta situación desesperada de no retorno?

Los atentados los están cometiendo un grupo de Al Qaeda. Ellos vienen de Arabia Saudí y son los que están atentando. Al final esto se puede convertir en Iraq, una guerra sectaria incontrolable.

-¿Qué posibles escenarios se plantean tras el conflicto en caso de que Asad sea derrocado?

Aquí es donde viene la pregunta. ¿Quién toma el poder? ¿Elecciones? ¿Quién se presenta? Los Hermanos Musulmanes, seguro. Y luego pues la diáspora de la que hablábamos. Como pasó en Afganistán, que cogieron a un hombre que no conocía nadie, pero era afgano y estaba apoyado por Estados Unidos y por Europa. Entonces igual cambias a Bashar al-Assad por el primo o el sobrino que actúan de la misma forma pero juegan a lo que tu quieres que jueguen.

-Porque la caida de Bashar al-Assad, no significaría la ruptura de  su estructura de poder.

No, no. Eso es una cosa totalmente distinta. Alguien de su círculo cercano podría terminar relevando a Assad. Eso dependerá de los intereses de Estados Unidos, Rusia y China. Colocarán a alguien siempre y cuando tenga sus intereses. En caso de que haya unas elecciones democráticas, son los Hermanos Musulmanes quienes van a ganar y son los que tienen el poder. Porque son los que más apoya la gente. Pero no se van arriesgar a poner a un fanático religioso que tenga en su mano un arsenal nuclear y químico… teniendo a Israel a dos cientos kilómetros.

-A veces se puede dar una paradoja en esta especie de “apoyo romántico” a la Revolución cuando lo que puede pasar es que lo que venga es peor que este régimen dictatorial. Se suele manejar este discurso, al igual que ha sucedido en otros países. Y se han hecho críticas por el apoyo de “Occidente” a los rebeldes en este sentido. ¿Esta gente quiere combatir por imponer una forma de pensar distinta, por la libertad?

“Los que manejan el poder no están en la calle, están esperando a que caiga Assad para imponerse”

Al principio la gente que combatía lo hacía por la libertad, por la democracia y para quitarse de encima a un régimen que lleva aplastándolos 40 años. ¿Qué hay gente que busca otros intereses? Seguro, pero esos no están pegando tiros. Va a pasar lo mismo que en Egipto, la gente que sale no está apoyada por los Hermanos Musulmanes ni está inspirada en ellos. Esta gente está harta, lo que pasa es que son aprovechados. Han jugado muy bien sus cartas y se han apoderado por detrás de la revolución egipcia. Lo mismo pasó en Túnez. Aquí el que está en la calle, puede ser religioso, pero estamos hablando de otra cosa distinta. Los que manejan el poder no están en la calle, están esperando a que caiga Assad para imponer su poder. Y hay muchos.

Esto se relaciona también con ciertas críticas y acusaciones que habéis sufrido periodistas como tú o Alberto Arce de incluso estar al servicio de la CIA por informar del lado de los rebeldes. Hay ciertas corrientes de izquierdas que mantienen este tipo de posturas.

El día que EEUU ataque a Venezuela y nos pongamos del otro lado del “imperio”, ya seremos buenos otra vez para esa gente. A mí que una persona desde su casa me diga lo que he visto me resulta insultante.

¿Por qué crees que hay tantos apoyos a Assad desde estos sectores?

“Yo lo que digo es que Assad bombardea panaderías, y gente que está en su casa me dice que es mentira”

Es gente que escribe desde Venezuela o España y acusa a los rebeldes de ser terroristas. Bien, en la frontera entre Líbano y Siria el que maneja el poder es Hezbolá. Habría que preguntar quién es Hezbolá. Siria ha hecho más atentados suicidas en Líbano y Beirut que en su propio país. A Hariri se lo carga Assad con un coche bomba. Esta gente que tanto habla lo que tiene hacer es allí, y pasarse dos horas en el Hospital Al Shifa, y cuando vean que a los niños les pegan las piernas porque se las han destrozado, ya que me digan lo que pasa en Siria. Porque esta izquierda asquerosa no me dice nada cuando yo publico para AFP un reportaje de maltrato a un soldado de Assad, ese artículo no interesa y no tiene difusión, porque ahí ya no vamos de partidistas. Ese reportaje no lo conocen, o cuando he escrito en El País criticando cómo a los civiles los rebeldes no los ayudan. Y todavía hay gente que me acusa de partidista.

Es un poco hablar en clave de Guerra Fría…

Sí, todo lo que huela a Imperio…todo eso es malo y no nos gusta.

Pero debería ser perfectamente compatible con criticar el modo de gobernar de Assad, lo uno no quita a lo otro.

Yo no estoy ni con unos ni con otros. Yo lo que digo es que este tipo (Assad) bombardea panaderías, y gente que está en su casa me dice que es mentira. El otro día alguien me puso una foto y me dijo que a esa niña la había matado un atentado suicida en Alepo. Le digo que no, que la ha matado un francotirador del régimen a lo que me contesta que soy partidista por ir sólo con los rebeldes y dar sólo su versión. La autora de la fotografía le contestó al chaval, enseñándole toda la secuencia en la que se ve a un hombre de 60 años alcanzado por el francotirador cuando iba a recuperar el cadáver. Y el chico tuvo que decir que se había equivocado.

Esto tiene que ver con algo que está en el conflicto con el control de la información. Assad cortó los accesos a los periodistas. ¿Le ha funcionado?

“Los que están cubriendo la guerra mayoritariamente somos periodistas freelance, a los que nos matan y al medio no le pasa nada”

No, porque los periodistas hemos entrado ilegalmente. Hemos cruzado fronteras por la noche, hemos saltado vallas. Lo que pasa es que al controlar todo el territorio, la prensa internacional tiene miedo a moverse, sobre todo los grandes medios. Por temas se seguridad, sobre todo. Los que están cubriendo la guerra mayoritariamente somos periodistas freelance, a los que nos matan y al medio no le pasa nada. No le está sirviendo para nada, al contrario. En Alepo hay 50 fotógrafos, sólo ahí porque se puede llegar fácil, en otras partes del país no. Assad se piensa que haciendo esto nos puede controlar, pero lo que no se está dando cuenta de que la información la distribuyen sus propios ciudadanos, grabando con móviles. Lo que no ha hecho ha sido cortar Internet, si tú dejas al país sin conexión y mostrar lo que está pasando, no estaríamos en la situación que estamos. Yo he visto como a activistas les llamaba la BBC y les contaban la crónica una vez que cogieron sus cámaras. Y a lo mejor eran panaderos o estudiantes. Hay gente que no pega tiros pero graba lo que pasa, sobre todo al principio que había menos periodistas. A Assad no le sirve de nada. Por ejemplo, a Mikel Ayestarán, que está en Damasco, y de allí no se puede mover, y si lo hace son dos días y vuelta. Dános libertad, si estás diciendo que hay terroristas, déjanos que vayamos a buscarlos. No lo digo por Mikel, lo digo por el régimen.

Esta estrategia lo que está haciendo es llenar los medios de imágenes de rebeldes y Assad no está poniendo imágenes que le den la razón…

No, porque no las hay, si acaso de algún atentado suicida. Y la primera que hubo fue el día después que llegara la ONU, en Damasco, ciudad controlada por el régimen. A mi me parece raro, no lo sé. Si tú quieres contar lo que está pasando, llamas a la prensa internacional. Entonces a lo mejor hubiese cambiado la opinión del mundo, pero no lo ha gestionado bien. Si tú cortas la entrada de periodistas, es que algo tienes que ocultar. ¿El qué? Eso ya es cosa tuya. ¿Somos partidistas? No, es que solamente un lado nos deja trabajar. Yo he estado en muchos sitios y nadie me ha puesto una pistola para decir lo que tengo o no que escribir. Es cierto que había algunas zonas donde los rebeldes no me dejaban ir, pero porque eran zonas donde no combatían sirios. Sabes que no eran sirios por cómo van vestidos, no tan occidentalizados sino como afganos o pakistaníes. Y no querían fotos, porque no quieren que se sepa que hay combatiendo muyahidines. Pero es estúpido y absurdo, nosotros estuvimos conviviendo con 5 libios, y hablamos con un iraquí, por ejemplo.

¿El único control que habéis sentido del Ejército Libre Sirio ha sido ese?

Sí, pero muy puntualmente en algún frente que no querían que estuviéramos. Pero no hemos tenido otro tipo de problemas, al contrario. Tú parabas a uno de los autobuses o camiones que pasaban y les preguntabas que a qué frente iban. Y si te interesa, te montas, vas con ellos y te sueltan por ahí, siempre con ellos. Solamente hemos tenido dos problemas, uno ese y otro en el que íbamos con una mujer y nos dijeron islamistas que ella no se podía quedar. Y nos tuvimos que ir porque éramos un equipo. Son las dos únicas veces. Hay islamistas radicales que no quieren que les grabes ni hagas fotografías, pero se les ve, sobre todo cuando trasladan heridos.

“Si tú cortas la entrada de periodistas, es que algo tienes que ocultar. ¿Somos partidistas? No, es que solamente un lado nos deja trabajar”

Volviendo al tema de las pugnas sectarias en el conflicto, ¿Cómo de viable sería en un hipotético caso construir un estado-nación respetando las diferentes identidades: kurdos, alauitas, sunítas?

Un teniente coronel del Ejército Libre Sirio nos dijo que se estaba planteando colocar a alauitas y chiítas en la zona de Lataquia, que es su bastión, incluso planteándose un nuevo Estado en el que puedan vivir en paz. ¿Eso es viable? No lo sé. Porque el problema es que todos los altos cargos del ejército sirio son alauitas, que están firmando bombardeos. Y supongo que como en toda guerra civil, luego habrá venganza. ¿Hasta qué punto? Pues eso ya depende la comunidad internacional lo que quiera intervenir. Porque es un país en el que el 90% son sunítas, y luego está la minoría alauita y los cristianos.

Con esta hipótesis de Estado, igual al Líbano le supondría un problema gravísimo, porque sus comunidades igual también propondrían esta separación.

Por eso, de crearse sería en la frontera en Turquía, en la zona Lataquia. Y no implicarían a un tercer Estado. Y con el tema de los kurdos es que están en Siria, Iraq y Turquía, que no les van a dar la independencia. No sé qué pasará. Sé que el PKK tiene mucha fuerza en el Norte de Siria y está atacando. El tema de los kurdos no afectaría, porque tampoco tienen problema con los sirios sunitas.

“En Siria no hay ambulancias: cuando los coches o taxis enfilan la avenida cercana al hospital tocan el claxon hasta el final y salen los enfermeros”

Porque sobre todo tienen buena relación, Assad ha financiado al PKK para que ataque a Turquía. Su aspiración sería simplemente un ¿qué hay de lo mío?

No he hablado con ningún kurdo, con lo cual no puedo decir. Pero yo sé que por ejemplo Irak no estaría dispuesta a cederle territorio a los kurdos. Porque el territorio kurdo es muy rico en petróleo. No creo que se forme un Estado sólo en Siria, porque tampoco son muchos.  Pero sí es verdad que el régimen está armando a los kurdos.

¿Cómo se toman las decisiones en el Ejército Libre Sisio? ¿Hay algún tipo de cadena de mando o coordinación?

Ahora en Alepo sí hay coordinación entre los diferentes grupos que ha visto que la unión hace la fuerza. Antes no, cada uno hacía la guerra por su lado.  Ahora han cogido a 4 o 5 comandantes de todas las katibas más importantes y lo han estructurado a cada uno en logística, estrategia, etc. Aquí sí que están haciendo mucha más fuerza en esto. Pero por ejemplo te vas a Lataquia, una zona perdida en las montañas y no tiene nada que ver con otra que esté en Salma. Que si hay que pegar tiros allí los llaman, pero nada más. Cada grupo tiene su estrategia, pero es sencilla, esperar y asentar los frentes para que no sean dinámicos, sino estáticos. Les interesa tener sus áreas liberadas y si les atacan desde kilómetros con artillería, no les pasa nada. Ellos tienen sus áreas liberadas y sólo atacan con artillería. Pero estrategia yo sólo he visto en Aleppo. Allí tienen mapas y hay coordinación, saben lo que hacen. Si tuvieran más armamento, esto hacía meses que habría concluido.

¿Qué es lo que más te ha impactado de la guerra? ¿Qué imágenes tienes grabadas en la memoria?

El Hospital Al-Shifa, y tengo la fecha grabada, el 4 de octubre. Veníamos de comer los periodistas y como a las 3 empiezan a traer heridos. En Siria no hay ambulancias, entonces cuando los coches o taxis enfilan la avenida cercana al hospital tocan el claxon hasta el final y salen los enfermeros a recogerlos. Tú no sabes lo que traen, te lo imaginas. Y empiezan a sacar niños destrozados, con las piernas literalmente colgadas. Empiezas a hacer fotos dentro y te das cuenta de que hay tanta sangre en el suelo que no te puedes ni mover. Y todos los que hay repartidos por las camillas o en suelo son niños, de 5 años incluso. Y están destrozados. Ya no como periodista, sino como persona. Yo me puse a llorar, porque nunca había visto una cosa igual. Esa vez tuvimos que salir a Turquía para “limpiarnos” un poco, volvimos y estuvimos 5 días seguidos, que fueron mucho peores que ese 4 de octubre. No he visto tanta carnicería en mi vida, gente que estaba a pedazos, les ponían un gotero y los dejaban que se desangraran en el suelo porque no podían hacer nada ni operarlos. Me acuerdo de un niño que tenía la pierna colgando sólo por dos tendones, no tenía ni hueso. No pudieron quitárselo ni amputarle. El médico la unió, carne con carne, la enfermera lo vendó y lo metieron en un taxi para llevarlo a un hospital del régimen, porque no podían hacer nada.

No sé si llega un momento en el que el periodista se puede hacer “inmune” a todo esto.

“¿Hemos hecho bastantes fotos? Vale, pues dejamos las cámaras y nos ponemos a ayudar”

Es imposible. Llegó un momento en el que nos preguntamos allí entre todos. ¿Hemos hecho bastantes fotos? Vale, pues dejamos las cámaras y nos ponemos a ayudar. Como no había enfermeras suficientes, nos poníamos encima de los pacientes cuando les tenían que coser para sujetarlos, Me acuerdo de un niño al que sujetamos entre 3 periodistas para que no se moviese mientras le curaban, ¿Eres periodista? Sí, pero también persona. Y si he acabado mi trabajo, pues voy a ver si puedo echar una mano. ¿Te implicas? Sí. Luego te lo llevas a casa. ¿Soy partidista por eso?  Pues sí, qué quieres que te diga.

Pero luego te recompensa. Me acuerdo de un día que vino un padre que le habían disparado. Tenía dos hijos pequeños y llegaron al hospital. A los niños los dejaron fuera solos y llorando. Los ves y te acuerdas de tu hermana pequeña. Vas a hablar con ellos, con el poco árabe que sabes, intentas calmarlos.Y en ese momento sacan un cadáver, que ellos imaginan que es el de su padre. Les dices que no y los acompañas de dentro, diciéndoles que su padre está bien. Luego les compré un zumo y una chocolatina y estuve un rato con ellos hasta que pudieron ver a su padre. Él me besó la mano. No hay mayor señal de respeto en el mundo árabe que alguien te bese la mano. Y digo, pues ya está.


Antonio Pampliega se encuentra desarrollando el proyecto para sacar a la luz el libro “Siria.Más allá de Bab Al-Salam“. Junto a él, otros periodistas y fotoperiodistas como Ethel Bonet, Manu Brabo, Sergi Cabeza, Ricardo García Vilanova, Alberto Prieto y Maysun. El libro pretende mostrar cómo es la vida mas allá de la contienda, situaciones cotidianas que en los medios de comunicación no suelen tener cabida. Cubiertos los costes de edición, los autores de este libro comprarán medicinas que serán entregadas en mano a los doctores del hospital Dar Al-Shifa de Alepo (Siria). Puedes encontrar toda la información en este enlace.